Bienvenida

Bienvenidos!

Bienvenidos al blog del Semanario LaOtraVoz de Tacuarembó (ex Acción Informativa).


"somos la otra voz"

gracias por visitarnos

sábado, 17 de diciembre de 2011

Nº 330

Editorial
Sarkozy, el bolichero y el cliente
Por MAOP
Hacía ya un rato que había amanecido. En el fondo del almacén el bolichero hace cuentas, preocupado. Cuenta y separa el dinero. El montón más grande para el bagayero, la pila siguiente para la coca cola, en otra puso el dinero de los otros proveedores… por la mente le pasó que todavía no pagó la luz y el agua, y entre las dos son más de seis mil pesos. Encima, acababa de llamarlo “la mujer que le lleva las cuentas” para recordarle, una vez más, que para ese día precisaba los siete mil pesos para el BPS y la Impositiva, y que ya estaba en camino.
El empleado, un muchacho, está acomodando los cajones de frutas, ya sabe que tiene que esperar a que llegue la cebolla y la papa de Rivera para acomodarlas junto a las fundas de cervezas, que con el calor que arrancó ya están tentadoras.
Al ratito el bagayero llegó en su camioneta, entonces el freezer se llenó de pollos, pechugas, muslos, carne picada, chuletas de cerdo… en la vitrina el empleado colocó ágilmente la paleta de oferta, la mortadela, el jamón. -Hay cosas que ya no valen la pena traer de Rivera- le dijo el bolichero al tipo de la camioneta… -pero lo que se trae es negocio-, contestó el otro, metiendo en su bolsillo una punta de pesos.
El gurí abrió una bolsa de papas y las volcó a los cajones, en tanto el bolichero se metió nuevamente en sus cuadernos, en su calculadora, chupando algún mate tibio.
Desde la radio le llegó la voz modulada de un periodista de pueblo que hablaba desde la ofensa misma. Informaba que Sarkozy había dicho que Uruguay era un Paraíso Fiscal, y que lo había amenazado con excluirlo del sistema financiero mundial.
El periodista estaba tan ofuscado, que acomodó la voz al asco para leer un párrafo del Observador de Montevideo: “El mandatario galo hizo las declaraciones al finalizar la cumbre del G20 que se realiza en Cannes. "Antigua y Barbuda, Barbados, Botsuana, Brunei, Panamá, Seychelles, Trinidad y Tobago, Uruguay y Vanuatu no tienen un marco jurídico adaptado a los intercambios de información fiscal"”, y se embroncó junto al periodista cuando aquel dijo que Sarkozy había puesto a Uruguay junto a países que nadie conocía.
-¿Y quién conoce a Uruguay?-, preguntó bromeando un cliente que acababa de entrar. Pero el bolichero no se inmutó, es que aquel tipo siempre rompía las bolas con política y contestarle era sólo para calentarse. Así que rápidamente se le cruzó por su mente Forlán, Suárez y el maestro… -ah, el maestro- pensó.
El cliente, un veterano flaco y desgarbado, igual salió con su batería de argumentos, y le dijo con la cancha de un militante de toda la vida, que Francia no estaba autorizada moralmente a juzgar a Uruguay, que venía de recesión en recesión, que era un país con crecimiento cero, y que en este preciso momento estaban buscando soluciones para seguir salvando a Grecia, y a ellos mismos, que todo el capitalismo estaba en crisis y que sus riquezas habían provenido de las colonias y de las masacres, y por allí habló de Argelia… y siguió, hasta que percibió que el bolichero hacía intentos por no escucharlo.
Para el bolichero era difícil entender al periodista y al cliente juntos, así que atendió a “la señora que le lleva las cuentas”, y le dio el dinero para pagar “la Caja”.
Como con lástima le dio la plata, como quien la tira, pero aprovechó que tenía público para hacer casi un discurso, como en un acto solemne: “Hay que estar al día siempre, hay que cumplir con el gobierno”, sentenció dirigiéndose, ahora sí, al cliente rompe bolas que lo miraba, parado entre las cebollas brasileras y las fundas de Kaiser.
El cliente militante luego de ser atendido quiso dar su opinión, pero ya estaban un gurí comprando leche y una doña pidiendo pechuga de pollo y pan.

Al día siguiente volvió el cliente flaco, desgarbado y militante, a comprar; llevaba un papel impreso de computadora en la mano.
El bolichero estaba recién con la bolsa de pan, por lo que era aún más temprano que el día anterior. Así que no había nadie, y el cliente aprovechó para hablar.
-Sabe- dijo -a usted quizás no le preocupa, pero me tomé la molestia de pedirle a mi nieta que me buscara esta información, que paso a leerle.
El bolichero chupó un largo mate y se resignó, birome en mano, a escuchar lo irremediable. Al fin de cuentas, creyó, algunas veces hay que hacer algún sacrificio para conservar la clientela.
-Yo debería hablarle del lavado de dinero- arrancó el cliente -que ingresa hasta en auto de Argentina y es depositado en nuestros bancos, y hablarle también del secreto bancario, que es uno de los puntos que critican de nuestro sistema financiero, pero voy a hacer referencia solamente a las zonas francas en Uruguay.
Al bolichero no lo salvaba ningún cliente oportuno, en tanto miraba con lástima el fondo de la calle vacío. Pero el militante desgarbado ya tenía el papel en sus manos, como guerrero que sostiene una lanza, y leyó: -sabe, en la página del Ministerio de Economía y Finanzas habla de las zonas francas en Uruguay, resulta que están Zonamérica SA, en Montevideo, Zona Franca UPM Fray Bentos, desde donde opera lo que era Botnia, Zona Franca de Colonia, Grupo Continental SA, Zona Franca Colonia Suiza, Zona Franca Floridasur (Florida SA),  Zona Franca Libertad (Lideral SA), Zona Franca Nueva Palmira, Zona Franca Río Negro y Zona Franca Rivera. Está previsto abrir cuatro más…
El bolichero comentó sin mirar, interrumpiendo, -Y bueno, si les va bien, bien por ellos…
-Mire vecino, el Ministerio sigue diciendo que las empresas de la zonas francas están exentas de todo tributo nacional, creado o a crearse, incluso de aquellos en los que por ley se requiera exoneración específica, respecto de las actividades que se desarrollan en la misma. Están exonerados, entre otros, de los siguientes tributos: Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE), Impuesto al Patrimonio (IP), Impuesto al Valor Agregado (IVA), Impuesto Especifico Interno (IMESI), Impuesto al Control de las Sociedades Anónimas (ICOSA) Más abajo dice que los bienes, servicios, mercaderías y las materias primas, cualquiera sea su origen, introducidos o sacados de las zonas francas estarán exentos de todo tributo. El Estado, bajo responsabilidad de daños y perjuicios, asegura al usuario, durante la vigencia de su contrato, las exoneraciones tributarias, beneficios y derechos que le acuerda.
El bolichero lo miró, ahora sí lo había escuchado. Entonces el cliente quiso explicarle: -es que ayer lo vi entregando el dinero para pagar sus impuestos y aportes, y supongo que también usted debe pagar impuestos municipales, y el IVA en lo que compra, entre otras cosas, y esas empresa que están en zonas francas están exoneradas de todos los impuestos que ya le dije, pero además- y volvió a leer -de los impuestos sobre capital y activos netos, impuestos municipales, de timbres, de construcción y contratos de préstamos, registro y traspasos, impuestos consulares, de patentes e impuestos para la constitución de sociedades.
-¿Y qué tiene que ver Sarkozy en esto?- preguntó el bolichero
-Nada- contestó el cliente -él habla desde la prepotencia del primer mundo, y nosotros quizás seamos un paraíso fiscal o no, pero las zonas francas, el lavado de dinero, las financieras, no hablan bien de nosotros.
-¿Y en qué nos afecta eso?- Volvió a preguntar el bolichero.
-Mire, es que solamente en la Zona Franca Zonamérica funcionan 180 empresas y en la de Florida funcionan 500. Todas ellas no pagan nada al Estado y tienen ganancias de cientos y cientos de millones de dólares. Sin embargo usted, al pagar sus impuestos, todos, a pesar de todo este desorden fiscal, del contrabando, de los milicos coimeros, es usted el que realmente sostiene al país.
-¿Yo?- preguntó como en broma el bolichero.
-Y miles de bolicheros más, y el resto de la gente que usted conoce.
El bolichero pensó, ahora sí lo había escuchado, entonces reflexionó: -¿Entonces somos giles?
-No tanto- contestó el cliente militante -sólo que aún no entendimos que el país no está hecho para nosotros… pero después la seguimos, ahora deme un par de ticholos para la nieta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada