Bienvenida

Bienvenidos!

Bienvenidos al blog del Semanario LaOtraVoz de Tacuarembó (ex Acción Informativa).


"somos la otra voz"

gracias por visitarnos

jueves, 20 de octubre de 2011

Nº 326

EDITORIAL:


El mejor Pepe… José Artigas
 
Por MAOP
El lunes 10 de octubre se recordó en Montevideo la proclamación como “Jefe de los Orientales” a José Artigas, líder de la revolución de la Banda Oriental, en la quinta de “La Paraguaya”, ubicada en lo que es hoy zona de Tres Cruces, en la capital del país. El acontecimiento habría ocurrido (no hay seguridad histórica sobre la fecha), el 10 de octubre de 1811.
Tomada de los pelos la historia, se ha optado por la moda de los bicentenarios en Latinoamérica, y se urdió este tipo de conmemoraciones sin que la población, ni siquiera los estudiantes, sepan realmente cuál ha sido el proceso histórico de lo que fuera la Banda Oriental, y o por qué se le llamó el “Protector de los Pueblos Libres”, o qué significó la Liga de los Pueblos Libres  (Banda Oriental, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Santa Fe y Misiones)
Luego de la reforma agraria impulsada por Artigas, “Reglamento de Tierras de 1815”, las oligarquías criollas se aliaron con porteños, brasileños, españoles, portugueses o ingleses, con el que fuere para recuperar las tierras que habían sido entregadas a criollos pobres, negros libertos, mujeres con hijos, indios, sin importar el destino de la revolución impulsada por Artigas, cuya visión era la libertad de los pueblos de América.
Uruguay nació en 1828 en un tratado realizado en Río de Janeiro entre Argentina, Brasil e Inglaterra, en el que se estableció la independencia como Estado de la actual zona de la Banda Oriental. El diplomático inglés, Lord Ponsomby, convenció a argentinos y brasileños a no “gastar más dinero” en una interminable guerra por la Banda Oriental, asunto que impedía el comercio inglés de la época.
Ponsomby escribió a Londres (está documentado) en esa época: “Los intereses y la seguridad del comercio británico, serían grandemente aumentados en un Estado en que los gobernantes cultivaran una amistad por Inglaterra. La Banda Oriental contiene la llave del Plata y de Sud América, debemos perpetuar una división geográfica de Estados que beneficie a Inglaterra. Por largo tiempo los orientales no tendrán marina y no tendrán la posibilidad de impedir el comercio inglés.”
Hay que recordar que Artigas, el 3 de agosto de 1817 había firmado en Purificación un decreto por el cual se cobraba impuestos a los barcos ingleses para comerciar en la Banda Oriental, y se les prohibía ingresar al territorio, más allá de los puertos. Parte de aquel documento decía: “Aquellos buques ingleses que comercian con la Banda Oriental tienen que usar sus colores nacionales y estar provistos de un pasaporte del Comandante británico. Tendrán que pagar los derechos fijados en el documento adjunto sobre las importaciones y exportaciones”
Atando con alambre la historia, hoy festejamos lo que no fue, porque bajo ningún concepto Artigas es el prócer de la traición perpetrada contra él por todos los que vinieron luego, y aceptaron la intromisión del imperio inglés, o la presión de las oligarquías criollas. Ellos crearon un Estado “tapón”, que recién logró cierta independencia a fines del siglo XIX, luego de que nuestro país fuera controlado por los acuerdos del 28, entre  Argentina y Brasil (recordemos la invasión brasileña en 1864 - 1865, el sitio a Paysandú, y el asesinato de Leandro Gómez)
Si hoy conmemoráramos realmente el ideario artiguista, si estuviéramos homenajeando a Artigas, tendríamos un compromiso ético de atender a los discriminados, a los pobres, o luchar contra los imperios y defender la tierra de intereses foráneos, o luchar por la integración de América Latina.
En los días previos al 10 de octubre pasado se erigieron en Montevideo 4 escenarios faraónicos y se contrató a varios músicos (algunos son conocidos y oportunos empresarios, que cobran demasiado bien sus actuaciones), convocando gratuitamente a la población a presenciar los espectáculos. Según algunos medios internacionales, concurrieron más de 300mil personas, llenando las calles, y vivando a los artistas.
Los partidos opositores criticaron la fiesta y el gasto (un millón y medio de dólares), y recordaron tantas cosas sin hacer o a medio hacer, o tanta inversión que se necesita en diferentes ámbitos de la vida del país. Desde la prensa de derecha critican además al propio Artigas, y ponen énfasis que el mejor Pepe no quería al Uruguay.
Los blancos hablan de “pan y circo”, los colorados hablan del dinero, los frenteamplistas no saben qué están festejando.
Quizás podríamos llenar este semanario hablando sobre todo lo que nos sugiere esta fiesta montevideana, discriminatoria con el interior del país en primer lugar, y caprichosa desde todo punto de vista. Dice el Bocha Benavídez en su página de facebook que se olvidaron de invitar a varios artistas, supongo que los que él considera que tuvieron protagonismo en este proceso democrático que partió desde la mismísima dictadura. El Bocha recuerda que no fueron invitados, en una lista apresurada que confecciona (lo dice): Dino, Grupo Universo, Numa Moraes, Fernando Cabrera, Manuel Capella, Carlos Mª  Fossatti, Omar Romano, Tacuruses, Julio V.González  "el Zucará" ,Lucio Muniz, Carlos Benavídez, Washington y Cristina, Abel García, Ruben Olivera, Yamandú Palacios, Roberto Darwin, Larbanois Carrero, Alán Gómez, Solipalma, Johny de Mello, Cacho Labandera, Mario Paz, Tabaré Arapí, A. Stagnaro… y bueno, la lista es larga y sigue. Pero esta lista es sugerente, pues invitaron a los que están preparados para los megaespectáculos, o alguno que ya era demasiado dejarlo afuera, como Daniel Viglietti  (a quien admiro y dejo afuera de cualquier suspicacia). Tampoco estuvieron las murgas. Creo que la lista del Bocha explica que a los organizadores les interesó el show, solamente.
En esta nota, sin embargo, no pretendí analizar la lista de invitados (que cobraron muy bien los que fueron), sino la sinrazón de la fiesta, o la hipocresía con la que se festeja… ¿qué?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada