Bienvenida

Bienvenidos!

Bienvenidos al blog del Semanario LaOtraVoz de Tacuarembó (ex Acción Informativa).


"somos la otra voz"

gracias por visitarnos

lunes, 21 de marzo de 2011

Nº 299

Editorial
Mujeres
Por MOAOP
El pasado 8 de marzo se conmemoró el día internacional de la mujer. Con ese motivo, todo el mes en curso se considera “de la mujer”. Comparto mucho de lo que dicen las mujeres con respecto a sus derechos, aunque no comparto los movimientos feministas, que a veces extralimitan sus exigencias, creyendo que denostando a los hombres ellas podrían ocupar un lugar más adecuado en la sociedad.
Claro que negar la discriminación hacia la mujer, es negar lo evidente. Es como ponerse a negar la discriminación hacia los sectores débiles, o justificarlas.
Sin embargo las mujeres han avanzado, pero los hombres no han retrocedido. Todos vamos tomando otros lugares, ocupando otros espacios, aprendiendo a convivir en una nueva estructura social.
El día 8 colgué en facebook la nota que sigue:
“Hemos aprendido a cocinar, a administrar la casa, hacemos las compras, cuidamos nuestros hijos... unos más, otros menos, pero no lo pueden negar. No es broma.
En los últimos cincuenta años han asumido su propia sexualidad, asumen el control de sus espacios, hacen pesar sus ideas sin prejuicios...
Falta superar lo bestial. Somos cazadores por naturaleza, ustedes son protectoras. Miramos el horizonte con ojos de acechanza y tenemos el afán de la conquista... ustedes acunan y cuidan los espacios donde desarrollar la vida en paz.
Falta que nosotros entendamos su cambio, su protagonismo. No lo aceptamos íntimamente por la cultura del dominio, pues siempre creímos ser sus dueños.
En la medida de los cambios, y de la igualdad de derechos, algunos de nosotros reaccionarán violentamente. Está en nuestra naturaleza, lamentablemente.
Sorprendidos, los hombres vamos descubriendo que la mujer ocupó espacios que no soñamos. No sorprendidas, las mujeres desarrollaron sus luchas a pura razón, a pura convicción.
No creo que encontremos el balance alguna vez, pues ya ven que somos de naturalezas diferentes. Pero aún sin encontrar el balance, ustedes van logrando el respeto, en esa lucha callada, silenciosa, que se da en cada hogar.
Quizás en su afán tampoco ustedes nos comprendan. Y en sus búsquedas, nos exijan más de la cuenta. Sólo el tiempo templara cambios tan sorprendentes, ocurridas en un espacio tan breve de tiempo, de la historia de la humanidad.
Hay camino por recorrer. Ustedes por asumir roles, nosotros por aceptar y hacer carne esa realidad inminente...
Seguramente debamos entenderlo juntos y seguir metiendo razón e ideología a nuestra animalidad.
Salud a las mujeres, en este día, como en otros, en su constante lucha...”
Más allá del pretendido saludo, creo que todas las personas están en un plano de vulnerabilidad. Todos podemos ser víctimas o victimarios. Todos tenemos lo bestial en nuestro interior.
El tipo que mata a su mujer creyendo íntimamente que tiene derecho y poder, o la mujer que desmoraliza al tipo porque su sueldo es bajo, porque ella tiene otros poderes que ejerce a cambio de su manutención.
Ninguna cosa justifica las barbaridades impuestas por una cultura ancestral, que cambia rápidamente en los últimos años.
Silenciosamente se va generando otra cultura, otra forma de convivencia. Las mujeres van tomando, en forma conjunta, la posta... y la Pachamama, tan lastimada por el hombre, festeja que las madres van adquiriendo poder para tomar decisiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario