Bienvenida

Bienvenidos!

Bienvenidos al blog del Semanario LaOtraVoz de Tacuarembó (ex Acción Informativa).


"somos la otra voz"

gracias por visitarnos

martes, 15 de febrero de 2011

Nº 294

EDITORIAL

La razón de la sinrazón por MAOP


Nuestro querido amigo, notable artista y asiduo lector, Gabriel Núñez Rótulo, nos envió a través del correo electrónico un video de una intervención en el Parlamento brasileño de la diputada Cidinha Campos (María Aparecida Campos Straus(1942), periodista de radio y televisión, y diputada del Partido Democrático Laborista (PDT) por Río de Janeiro, Brasil). Gabriel agrega un sarcástico comentario, que exime de cualquier otro comentario: “Qué bien le vendría al Tacua una Cidinha”…
En el video de Youtube se ve a la diputada realizar una encendida intervención de denuncia a otro diputado que aspira a integrar el Tribunal de Cuentas, acusándolo (expone los argumentos) de ladrón, mafioso, etc.. Refiriéndose al propio legislativo, dice, entre otras cosas, la diputada por el Estado de Río de Janeiro: “esto no es una casa de santos, pero tampoco puede transformarse en una casa de canallas consagrados…”, y realiza una serie de reflexiones como: “La corrupción en este país está – Brasil – en el ADN de las personas…”, y lo que a uno más golpea, es un breve comentario refiriéndose a algunas risas burlonas de algunos parlamentarios, “Cuanto más ladrón, más querido, más simpático…”
Cidinha es una diputada que rompió el molde, y no podemos comparar su carisma y experiencia con los diputados que tenemos en Tacuarembó. Por ejemplo el diputado Edgardo Rodríguez ha hecho esfuerzos para denunciar determinadas situaciones que podrían comprometer al Intendente Wilson Ezquerra con el negocio del combustible, pero no ha podido demostrar aún (por lo menos ante la Justicia) que quienes venden combustible podrían ser testaferros del propio jerarca, lo cual, si se hubiera demostrado, en caso de ser cierto, podría considerarse un delito de concusión de interés privado y público.
Este es un ejemplo entre varios, como la recordada esquina en el centro de Tacuarembó, de la cual se dice que la compró el suegro de un importante jerarca municipal en remate público a cuenta de deudas con la Intendencia, con cheque firmado por éste.
Al no concretarse las investigaciones correspondientes, al no avanzar en los organismos por los cuales se debería avanzar, como el judicial por ejemplo, todos estos comentarios quedan en el plano del chisme, asentado en el acervo del pueblo, muchas veces deformado con el tiempo, o por intereses políticos o personales. Sin embargo, los chismes tienen su efecto, y crean una alarma pública, o un descreimiento creciente en la clase dirigente, y quita méritos al buen vivir, a los valores, a los paradigmas populares.
Realizamos esta introducción porque hace algunos días el Dr. Mario Gustavo Rodríguez, abogado, realizó una denuncia penal que transcribimos:
“En la ciudad de Tacuarembó, el día siete de febrero del año 2011, estando en audiencia la Sra. Juez Letrado de Primera Instancia de Primer Turno, asistida de la suscrita autorizante, comparece quien expresó llamarse: Mario Gustavo Rodríguez da Silva, CI. Nº 2.885.052-2, oriental, soltero de cuarenta y tres años de edad, Abogado, Mat. Nº 9097, carné 5111, y domiciliado en Wilson Ferreira esq. Dr. Catalina. Preg: por las generales de la ley. Cont: me comprenden por lo que voy a declarar. Preg: relate los hechos de autos, brindando detalles. Cont: Vengo a presentar denuncia penal, por presuntos delitos de fraude, abuso innominado de funciones Art. 162 Código Penal, concusión entre el interés privado y público y otros delitos contra la Administración Pública contra las personas que se detallan: 1) Carlos Arezo Posada, 2) Miriam Curbelo (Nota de R.: dice Miriam, aunque suponemos que es otra persona), 3. Dr. Gustavo Ramos, 4) Dr. Eduardo González Olalde, 5) Wilson Ezquerra Martinotti, y su Sra. Esposa Lucía (no conozco el apellido). Los hechos que se denuncian son de pleno conocimiento público, por lo que corresponde al Poder Judicial y al Ministerio Público y Fiscal su investigación. Preg: si dese agregar algo más. Cont: No señor. Y la razón surge de lo declarado. Leída que le fue, se ratifica y firma después de la Sra. Juez.”
Suponemos que todas las personas tienen derecho, en democracia, a realizar ante la Justicia las denuncias que deseen si creen que es necesario, aunque luego deberán asumir los riesgos que ello implica. Sin embargo el Dr. Mario Rodríguez se comunicó con Acción Informativa y nos dio algunas razones de su denuncia. Nos comentó que “todo el mundo habla, dice cosas, y lo único que quiero es que la Justicia investigue para saber si son ciertas”. Le preguntamos por algunos casos, como el de Arezo, y nos contestó que tiene propaganda municipal en varios de los programas de sus radios y a la vez es funcionario de la Intendencia de Tacuarembó. Con respecto al Dr. Gustavo Ramos no supo responderme, y con respecto al Dr. Eduardo González Olalde, le expliqué que ni siquiera es del grupo de Ezquerra, pero tampoco supo respondernos. Lo de Ezquerra puede resultar más obvio, pues ha estado en la palestra una serie de acusaciones en tribunas de campañas electorales, que no hablan muy bien del Intendente, pero de las cuales no se ha comprobado ninguna. Con respecto a la señora de Ezquerra, Acción Informativa no tiene idea.
Simplemente nos limitamos a transcribir una denuncia penal, que por tratarse de personas públicas, tenemos derecho a hacerlo sin pretender prejuzgar, o que la denuncia tenga alguna razón de ser.
Sin embargo esto me hace pensar en varias cosas que tienen que ver con nuestro pueblo. De lo que se roba en la Intendencia ya estamos hartos de escuchar, y estamos hartos de esperar que alguna vez alguien que tenga la potestad de hacerlo, lo investigue realmente, o lo denuncie.
No somos un pueblo muy adelantado, ni moderno, y los negocios supuestamente turbios, son pan de todos los días, convirtiendo nuestra sociedad en rehén de intereses personales y grupales, volviéndonos cada vez más atrasados e incultos. No somos una “caterva de ladrones”, como dice Cidinha con respecto a un sector del parlamento brasileño, pero tampoco somos unos santos, pues hay sectores importantes de nuestra población que desearían vivir sin la corrupción que nos golpea. Pero todos creemos saber en Tacuarembó quiénes se han enriquecido ilícitamente, y no hacemos ni hicimos nada por impedirlo, y peor aún, si a veces hasta los preferimos. Es posible que sea como dice la diputada brasileña: “cuanto más ladrón, más querido, más simpático…”, y eso duele.
Seguramente más de uno se burlará de la denuncia del Dr. Mario Rodríguez, y desde ya adelantamos que no creemos que prospere, en conocimiento de los antecedentes de nuestra justicia, pero aún en su quijotesca embestida, y  en uso de “la razón de la sinrazón…”, el abogado se pone el sayo e intenta izar en sus manos una ajada bandera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada